Saltar al contenido
Aprender Grafología

Técnicas proyectivas

¿Qué es?

Las técnicas proyectivas son test que proyectan aspectos de la personalidad sobre el papel mediante dibujos y/o interpretaciones.

¿Para qué se utiliza?

El uso de esta técnica se utiliza en consultas de psicología para afianzar los diagnósticos de los profesionales pero nunca serán el único instrumento utilizado en las consultas.

Principales test proyectivos

Uno de los principales test proyectivos y el más famoso es el Test HTPP (House, Tree, People) aplicable en niños, adolescentes y adultos.

Este test consiste en dibujar una casa a elección del paciente, un árbol, una persona del mismo sexo que el del paciente y otra persona del sexo contrario.

¿Sabías que si se dibuja un árbol sobre una línea base convexa significa que se tiene mucha dependencia hacia la madre? ¿y que si te piden dibujar un árbol al azar y dibujas un roble se está representando mucha fortaleza?

Sin embargo, para poder aplicar correctamente esta técnica se debe conocer bien al sujeto objeto de estudio y la situación que le ha llevado a la consulta; es necesario cuidar el lenguaje para no influenciar a la persona en la realización de los dibujos y seguir un guión estricto de preguntas a realizar por el experto además de atender a numerosos detalles: colocación del papel, uso de los colores, gesticulación de la persona al dibujar, presión al trazar los dibujos, etc.

Los test proyectivos están muy relacionados con la Grafología ya que se tendrá en cuenta la colocación de los dibujos en el papel, considerando la zona superior del papel y la parte superior del dibujo como la zona de las ideas y el pensamiento y la zona inferior tanto del papel y la del dibujo como la zona de la materia y los instintos.

Otro aspecto a observar en el dibujo es si presenta una «base» sobre la que «apoyar» el mismo como puede ser un suelo dibujado, un césped o cualquier tipo de soporte para dar la impresión de sostener el dibujo.

A su vez se observará el tamaño, la situación del dibujo en el papel, la presión ejercida sobre el mismo, la forma, continuidad en el desarrollo de los trazos y el estilo, al igual que se observa en Grafología.

Existe otro test proyectivo muy utilizado, sobretodo en niños: el Test de la Familia.

Es una técnica desarrollada por Louis Corman (1901-1955) donde se refleja el inconsciente más profundo de los niños sorprendiendo muchas veces por las tristezas, anhelos o inseguridades que pueden acompañar a estos desde muy temprana edad.

En este test hay que estar pendiente de las actitudes y gestos del niño o la niña cada vez que hace a un miembro de la familia. Se observarán aspectos como el primer personaje a dibujar, el lugar donde lo coloca en el papel, el orden que establece a la hora de dibujar a los familiares, el tiempo que dedica a cada uno, detalles que realiza en cada uno de ellos, etc.

Además de los test citados anteriormente existen otro tipo de test como el Test bajo la lluvia, el Test de la familia imaginaria, el Test de la familia Kinética o en movimiento, el Test de la Pareja o el dibujo libre entre otros. Dentro del dibujo libre se pueden incluir los garabatos o dibujos que se hacen de manera inconsciente como cuando se está hablando por teléfono.

Estos últimos tendrán mayor relevancia cuánto mayor «abstracción» se tenga al dibujar. No obstante habría que distinguir el garabato ocasional del garabato motivado por la situación del momento donde la circunstancia condiciona mucho el dibujo; no es lo mismo dibujar mientras se está conteniendo la ira que mientras se tiene una charla amena con un familiar.

El proceso de los garabatos comienza entre los 18-20 meses de edad y a medida que la persona crece va adquiriendo mayor destreza gráfica y no podrá empezar a tenerse en cuenta estos dibujos hasta los 5 años de edad.

Cuando se llega a una edad en la que se ha adquirido suficiente destreza gráfica se pueden tener en cuenta ciertos aspectos de estos garabatos:

  • Dibujos geométricos escuetos predominando el ángulo indican escasez afectiva, intransigencia.
  • Dibujos con dameros blancos y negros indican una conducta con ciertas ambivalencias.
  • Trazos rígidos con minuciosidad y repetición: dificultades para relajarse.
  • Dibujos tipo parqué: persona ordenada que clasifica sus cosas y además razona a través de la lógica o de una forma deductiva.

Estos son sólo algunos de los ejemplos que se pueden analizar tras observar un dibujo o garabato realizado por la persona de la manera más inocente e inconsciente.